lunes, 11 de agosto de 2014

jueves, 7 de agosto de 2014

Iconoclasistas


Iconoclasistas: mapeos críticos, prácticas colaborativas y recursos gráficos de código abierto
 

Pablo Ares y Julia Risler son un dúo que desde el año 2006 combina el arte gráfico, los talleres creativos y la investigación colectiva a fin de producir recursos de libre circulación, apropiación y uso, para potenciar la comunicación, tejer redes de solidaridad y afinidad e impulsar prácticas colaborativas de resistencia y transformación. Su práctica se extiende por y mediante una red dinámica de afinidad y solidaridad construida a partir de compartir e impulsar proyectos libres y talleres colectivos por Argentina, Latinoamérica y Europa. 

Poéticas de producción, posibilidades del soporte y reapropiaciones
 

A lo largo de estos años han creado gran cantidad de imágenes de libre circulación, apodándolas de manera lúdica «Agit-Pop», un guiño al agit prop soviético pero liberado de dogmas. Se trata de series de imágenes pensadas en formatos populares y de fácil reproducción, que agrupan recursos desarrollados para la intervención, además de pósters, publicaciones, figuritas, viñetas de denuncia coyuntural, refiriendo a problemáticas, temas o personajes –detestables o queridos–, de rápida creación y difusión, paródicas o irónicas, que nos permiten fijar una posición sobre temas de agenda de la opinión pública mediática. Todos los recursos y prácticas se comparten en la página web, permitiendo que lo producido se emancipe no sólo de las trabas de la propiedad privada, sino también de las limitaciones (económicas, físicas, geográficas) impuestas en cuanto a su posibilidad de acceso. El sitio web funciona como un soporte multimedia de difusión que potencia la socialización y estimula la apropiación a través de licencias Creative Commons... 

* * * * * * * * * * 
más info:
iconoclasistas.net
 

* * * * * * * * * *

La gráfica de la ira #2 (Agitadores/Estampadores)

Interference Archive


Interference Archive explores the relationship between cultural production and social movements. This work manifests in public exhibitions, a study and social center, talks, screenings, publications, workshops, and an online presence. The archive consists of many kinds of objects that are created as part of social movements by the participants themselves: posters, flyers, publications, photographs, books, T-shirts and buttons, moving images, audio recordings, and other materials. Through our programming, we use this cultural ephemera to animate histories of people mobilizing for social transformation.  We consider the use of our collection to be a way of preserving and honoring histories and material culture that is often marginalized in mainstream institutions. As an archive from below, we are a collectively run space  that is people powered, with open stacks and accessibility for all.  We work in collaboration with like-minded projects, and encourage critical as well as creative engagement with our own histories and current struggles.
The archive is all volunteer and relies on the help of many people. We welcome you to get involved.

Core collective:
Kevin Caplicki, Molly Fair, Jen Hoyer, Josh MacPhee, Greg Mihalko, Anika Paris, Alycia Sellie, Bonnie Gordon, Bobby Moeller, and Blithe Riley

miércoles, 6 de agosto de 2014

Celebrate People's History: el Maquis and Matilde Landa posters


Good News!
Hoy hemos recibido un paquete con algunos ejemplares de nuestra participación en el proyecto: «Celebrate People's History». Gracias a Josh y a Interference Archive por ofrecernos la oportunidad de dar a conocer en USA la historia de «el Maquis» y de «Matilde Landa». 

Matilde Landa (1904-1942) was a famous militant of the PCE (Spanish Communist Party) who fought in the Spanish Civil War against Franco’s dictatorship. When the war was over, she was arrested and incarcerated. Since she was a well-known public figure, the fascist regime decided to make an example of her. They tried to force Matilde—a communist and an atheist—to be baptized, threatening to starve the children of her fellow inmates if she didn’t accept. While she wanted what was best for the children, she also couldn't abandon her ideals and everything she believed in. On September 26th, 1942, everything was ready in the Palma de Mallorca Prison for her baptism. Instead she committed suicide, throwing herself from the prison rooftop to the courtyard below. The ecclesiastic authorities present baptized her in "articulo mortis." The poet Miguel Hernandez wrote the poem "A Matilde" in dedication to her.

2 color offset printed poster
11"x17" / unsigned / unlimited edition 


The Spanish Maquis were guerrillas who fought against the Franco regime. They carried out sabotage in Spain, as well as contributing to the fight against Nazi Germany and the Vichy regime in France in the 1940s. The anti-Franco guerrilla resistance in Spain began before the end of the Spanish Civil War in 1939. The outbreak of World War II so soon after surprised a large part of the Spanish Republican exiles in France; many of them joined the French Resistance. By 1944, with the German forces in retreat, many of the guerrillas refocused their fight towards Spain. Some columns fought on into the Spanish interior and connected with the partisan groups that had remained in the Pyrénées mountains since 1939. The apogee of guerrilla action was between 1945 and 1947. After this, Franco's repression intensified, and little by little the groups were destroyed. Many of their members died or were incarcerated, while others escaped to exile in France. 

1 color offset printed poster
11"x17" / unsigned / unlimited edition


Un Mundo Feliz is a Spanish design project directed by Sonia Díaz and Gabriel Martínez. They aim to create and catalog reusable design elements in order to formulate common vocabulary for visual activism. 

more info:
justseeds.org

El dolor según Mahmud Hams


«Una mujer palestina en el funeral de su hermano». 
Interpretación de una foto de Mahmud Hams (AFP)

* * * * *

viernes, 1 de agosto de 2014

La gráfica de la ira


“La Merkel tiene un culo así”, dice Mario Dragui mientras hace un gesto con las manos qen una de las obras de la exposición de la Central de Diseño de Matadero. “No son suicidios, son asesinatos”, se dice en otra, en referencia a los suicidios provocados por los desahucios. “Vota PPSOE y no te quejes de tu mierda de vida”, se lee más allá junto a la silueta de una oveja. “La banca siempre gana”. “Yo decido lo que entra, yo decido lo que sale”. “Hace falta una juerga general”. Y hasta “El zoo no mola”.

En tiempos turbulentos como los que vivimos es natural que el arte se acerque a temas políticos y sociales, al fin y al cabo, una de sus tareas podría ser el dejar testimonio de su tiempo. Así vemos como los contenidos de la literatura, el cine o el teatro dan un viraje hacia temas más comprometidos, ya sea por deseo de reflejar la realidad, por necesidad de expresión o por mero oportunismo, ya que también la demanda del público en ese sentido va en aumento. Si en tiempos de bonanza y expansión puede predominar lo intimista, lo lúdico y lo escapista (y muchas veces se adjudica a lo político el tufo de lo panfletario), cuando vienen mal dadas lo que importa es la denuncia y el cabreo.

Lo cierto es que el diseño gráfico, a pesar de todo, siempre ha sido fuertemente utilizado para la transmisión de ideas políticas. Hasta el 3 de septiembre la Central de Diseño de Matadero alberga dos exposiciones paralelas en este sentido: Agitadores de Conciencias, proveniente de Canarias (se creó con motivo del 25 aniversario de la creación de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Tenerife) comisariada por Ofelio Serpa y centrada en la obra de más 60 diseñadores de más de 30 países, y Estampadores de Conciencias, organizada en Madrid como extensión de la primera por el colectivo Autoedita o muere, centrada en la técnica del stencil (las plantillas que utilizan muchos artistas urbanos, el célebre Banksy, sin ir más lejos, para plasmar su obra en los muros de las ciudades) y recopilada a través de una convocatoria popular.

“Desde el momento que el diseño gráfico adquiere autonomía y se construye como herramienta para la persuasión y no solo para la venta, también adquiere esa otra vertiente de acción política y social”, dice Ofelio Serpa. Ejemplos clásicos de la utilización del diseño (y el arte) para estos fines durante el siglo XX podrían ser la cartelería de la Guerra Civil española, el constructivismo ruso y la propaganda soviética o los diseños de Mayo del 68. Pero ahora estamos en el s XXI y los temas que predominan en estas exposiciones son la quiebra económica, los ataques a Gaza, Gallardón y la Ley del Aborto, la corrupción política o la brutalidad policial, todos ellos tratados con ingenio pero sin medias tintas. La mayoría de las veces son directos a la mandíbula y no muestran ninguna piedad. “Hay tropelías por todo el mundo que es necesario denunciar por parte de los diseñadores con las herramientas que les son propias, aun en los lugares donde el Estado del Bienestar está asegurado”, dice Serpa, “el diseño gráfico reivindicativo no tiene fronteras y mucho menos actualmente en nuestro mundo globalizado.

Precisamente en Mayo del 68 se inspira la parte de stencil (Estampadores), concretamente en los talleres populares que se crearon en París en los que, según cuentan los organizadores, se celebraba una junta diaria en la que los militantes y los artistas decidían los temas con los que empapelar las calles de los barrios revoltosos mediante técnicas como de serigrafía, de litografía, de pochoir o de cámara oscura. Las dos cuestiones más importantes eran: ¿el mensaje político es acertado? ¿El anuncio transmite bien esta idea? Unos criterios que todavía resultan útiles a la hora de producir estas imágenes. “La exposición es un homenaje a esta forma de expresión básica, igualitaria y directa que sigue aún viva gracias a su potencia expresiva y reivindicativa”, explican los comisarios.

Pero, ¿sirve esta forma de comunicación de algo? “Por supuesto que sí”, concluyen desde el colectivo Autoedita o muere, “solo con la posibilidad de que los mensajes puedan hacer reflexionar sobre los problemas que nos afectan, ya cumple una función. Generar debate y, sobre todo, limpiar de censura el mundo de la información y la opinión, supone un fin en sí mismo”.

* * * * * * * * * *
Por Sergio C. Fanjul
EL PAÍS / Madrid / 31 de julio 201 

* * * * * * * * * *
Foto de r2hox
arte-en-la-calle

* * * * * * * * * *